, , , ,

Día Mundial Del Alzheimer

Hoy 21 de Septiembre es el Día Mundial del Alzheimer, es una enfermedad que en España le afecta a más de 800.000 persona, siendo la causa de demencia más frecuente.

El Alzheimer es la enfermedad de la  pérdida progresiva de la propia identidad de la persona, ya que causa una degeneración grave del cerebro, apareciendo síntomas como:

  • Pérdida de memoria
  • Alteraciones en el lenguaje y disminución de la comunicación.
  • Desorientación temporal y espacial.
  • Dificultad en hacer tareas fáciles.
  • Empeoramiento de las funciones ejecutivas: planificar, tomar decisiones o resolver de problemas…

También aparecen síntomas psicológicos y de comportamiento, incluso, en muchos casos son los primeros síntomas, y a veces, son la causa que hace que el diagnóstico de demencia tipo Alzheimer se retrase. Por ello es importante aprender a detectarlos, a continuación, destacamos algunos síntomas:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Euforia
  • Apatía
  • Irritabilidad
  • Ilusiones y alucinaciones: percepciones distorsionadas o falsas. Pueden ser visuales, auditivas, olfativas…
  • Desinhibición: falta de tacto social que puede aparecer en el lenguaje utilizado o en expresiones corporales y otras conductas.
  • Hiperactividad motora: es muy común en este caso la deambulación.
  • Vocalizaciones repetidas: la repetición de palabras o sílabas sin sentido y que carecen de un significado.
  • Alteración del sueño

Estas alteraciones provocan una gran sufrimiento, tanto en el paciente como en los familiares. Ya que las capacidades de la persona va disminuyendo, necesitando ayuda de los demás, cambiando toda su vida y poco a poco dejando de ser la persona que era, sin reconocerse así misma/o y su entorno.

Lo importante es el diagnóstico temprano, para intervenir lo antes posible, y así ralentizar su progresión en la medida de lo posible.

La Importancia De La Psicología En La Enfermedad de Alzheimer

El apoyo psicológico puede ayudar, tanto a personas afectadas por la enfermedad como a sus familiares o cuidadoras/es, en el proceso de afrontar y adaptarse a los cambios que se vayan sucediendo por la enfermedad, y gestionar en la medida de lo posible emociones, como, la frustración, rabia, tristeza,… causados por las consecuencias del Alzheimer.

También ayuda a comprender mejor los efectos de los síntomas que pueden sentir todas las personas afectadas, y sobre todo,  trabajar la aceptación de la enfermedad.

La aceptación de la enfermedad, es un paso difícil pero muy importante, porque reconocerla nos puede ayudar afrontar la enfermedad de forma activa. Porque aunque no tiene cura, pero si se puede a lentificar el proceso de deterioro y conseguir una mejor calidad de vida durante más tiempo, dependiendo mucho de la actitud.

La Estimulación Cognitiva

Una de las terapias que ayudan a desacelerar el progreso de la enfermedad de Alzheimer es la estimulación cognitiva, que es un método complementario a la terapia farmacológica, que se aplica tras una evaluación y valoración tanto a nivel cognitivo, como de comportamiento, de estado de ánimo… para poder plantear las actividades de estimulación cognitiva que necesita la persona.

Los objetivos principales de la estimulación cognitiva en los casos de la demencia tipo Alzheimer es: Mantener y ralentizar el deterioro. Por esos, es importante acudir a un profesional para elaborar un programa de estimulación cognitiva lo antes posible.

Comentar que en el día a día, se puede estimular al familiar diagnosticado, ya que al final se trata de activar las funciones del cerebro mediante tareas y actividades, como preguntarle la fecha de hoy, o los nombres de sus nietos, si ha visto alguna noticia, película,… en la televisión que te la cuente, juegos de cartas, pasatiempos, escribir la receta de un plato, etc.

Siempre adaptándose al nivel del deterioro cognitivo de la persona, teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Ayudar a resolver la tarea o actividad cuando tenga dificultad ( por ejemplo, diciéndole la primera letra del nombre del nieto que no recuerda, o poniendo pos).
  • No dar importancia a los errores que pueda realizar, intentar que la persona no se sienta cuestionada.
  • Que las actividades que realicen le sean agradables y le cause bienestar.

Ante todo esto, es importante acudir a un profesional para elaborar un programa de atención psicológica y estimulación cognitiva personalizado para la persona y sus familiares.

Si quieres más información o concretar una cita puedes ponerte en contacto con Esther la psicóloga de Adultos de TERAPITEA.

Próximamente taller: mente activa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *